Dienstag, 26. November 2019

El régimen de Trump y Pence, se apresura a imponer una teocracia a un ritmo acelerado

 | revcom.us

Maniobra “bajo el radar” hacia un Estados Unidos teocrático fascista cristiano

En su discurso de 2017, El problema, la solución y los retos ante nosotros (léalo en español y escuche el audio en inglés), Bob Avakian analiza la importancia y la naturaleza del “trato” que amarraron Donald Trump y los fascistas cristianos. Dijo:
Trump, creo que es justo decir, no pudiera haber ganado las elecciones si los fascistas cristianos no sólo hubieran — no sólo si se le hubieran opuesto, sino si no hubieran tenido entusiasmo por él…. Y estas fuerzas (como se sabe, Jerry Falwell, Jr. y todos estos otros tipos) no se pusieron en contra de él —incluso cuando salió la grabación de Hollywood Access en que Trump habla de agarrar coños— debido a lo que Trump representaba para estas fuerzas, y porque estas fuerzas reconocían: “Aquí está alguien que opera fuera de las reglas generales y de la manera que esto se hace en el ‘pantano de Washington’, quien sí cumplirá y dará resultados [como penalizar el aborto y suprimir a la gente gay]”…. Y Trump, por su parte, reconoció que si no lograra conseguir el apoyo de estas fuerzas, no iba a ser capaz de ganar….
Claro que Pence es un eje crítico de esta alianza, en esta unión entre lo que representa Trump… y los fascistas cristianos…. [L]as instituciones burguesas establecidas, … como la CNN, el Partido Demócrata y así sucesivamente, … siguen diciendo: “Él no puede hacer eso, no se hacen las cosas así”. Pero luego él lo hace porque no está jugando según esas reglas. No está trabajando en el marco de las normas tales como han existido. Va directamente contra ellas, precisamente como parte importante de lo que está haciendo.
La fuerza de esta alianza se ha intensificado como resultado de la actual indagatoria de juicio político de destitución que los demócratas emprendieron y que probablemente se vuelva más agudo, particularmente si el régimen logra consolidar completamente el fascismo como resultado de esta crisis. En un discurso del 11 de octubre, el procurador general William Barr —que se supone sea el máximo agente del orden público de Estados Unidos y como tal, un ejecutor imparcial de la Constitución— pisoteó la separación constitucional entre la iglesia y el estado. Barr dijo que el “secularismo” —o sea, una vez más lo que se supone que por mandato constitucional sea un principio básico de gobernanza en Estados Unidos— es la fuente de inmensos problemas sociales, mientras que “Los principios morales judeocristianos son … el manual de instrucciones de Dios para el mejor manejo del hombre y para el mejor funcionamiento de la sociedad humana”. (Vea “En una conferencia en Notre Dame, William Barr expone una pesadilla fascista cristiana” [en inglés], Coco Das, de Rechazar el Fascismo [RefuseFascism.org].)
No obstante, demasiada gente todavía no se está percatando de esto, o lo está negando. La tabla que presentamos a continuación da una idea de la forma en que ha venido desenvolviéndose todo esto. Es probable que a medida que se intensifique este conflicto, Trump confíe más en este sector de la sociedad, con aún más maniobras hacia una teocracia abierta (gobernar mediante religión).

Índice

I. Al núcleo duro de los fascistas cristianos se le ha dado el control sobre las palancas esenciales del poder

Bajo el radar, los fascistas cristianos han venido consolidando el poder en importantes ramas del gobierno.
El gabinete — El vicepresidente y los jefes de departamentos poderosos del gobierno. Al menos ocho de los 15 integrantes son fascistas cristianos.
Vicepresidente Mike Pence
Se describe como “cristiano, conservador y republicano, en ese orden”. Como gobernador de Indiana era conocido por su hostilidad hacia los derechos de las personas LGBTQ (incluso por apoyar la bárbara “terapia de conversión” en cierto momento). Trump ha hecho bromas de que Pence “quiere ahorcarlos a todos”, con “todos” se refiere a la gente gay. El gobernador Pence era igualmente hostil a los derechos reproductivos y al aborto para las mujeres. Obsesionado por la visión bíblica de las mujeres como “tentadoras”, Pence ni siquiera se permitirá estar a solas en un salón con una mujer que no sea su esposa.
Además, Pence cree que la creación del estado de Israel fuera un “milagro”, el cumplimiento de una milenaria “profecía”, el que mostraba la obra “de la mano de los cielos” y que por esa razón, “de manera irredenta el presidente Trump toma partido con Israel y que siempre lo hará”.
Secretario de Estado Mike Pompeo
Pompeo expresó su concepción del mundo en comentarios ante un grupo de una iglesia en 2014: “La amenaza a Estados Unidos proviene de las personas que creen profundamente que el Islam es el camino y la luz y la única respuesta. Aborrecen a los cristianos.... nosotros oramos y nos ponemos de pie y luchamos y nos aseguramos de que sepamos que Jesucristo como nuestro salvador es de veras la única solución para nuestro mundo”. En un mitin de “Dios y Patria” en 2015, declaró que “Adorar a Nuestro Señor y celebrar a nuestra nación en el mismo lugar no sólo es nuestro derecho, es nuestro deber”. Citó a un fanático de su propia calaña1: “Estados Unidos había adorado a otros Dioses y había llamado eso el multiculturalismo. Habíamos apoyado la perversión y la habíamos llamado un estilo de vida alternativo”. Agregó: “Continuaremos librando estas batallas…” porque hay una “lucha sin cesar” hasta “el Rapto”. [Para conseguir más información sobre “el Rapto”, lea en adelante “La aplicación de la teología del fin de los tiempos como guía para la política exterior de Estados Unidos”]. Pompeo también ha dicho que era “posible” que Trump fuera “elevado” por Dios “para ayudar a salvar al pueblo judío contra la amenaza iraní”.
Procurador general William Barr
El hombre a cargo de supervisar las fuerzas del orden en Estados Unidos dio una importante conferencia ante los estudiantes de derecho de la Universidad de Notre Dame el 11 de octubre en la que se arremetió contra las leyes y decisiones de las cortes que no “reflejan las normas morales tradicionales [es decir, bíblicas]”, específicamente “la decisión que despenalizó el aborto” y las leyes que prohíben que los cristianos intolerantes discriminen contra las personas LGBTQ.
Secretaria de Educación Betsy DeVos
En una entrevista de 2001, después de referirse a las batallas entre el Israel bíblico y las tribus enemigas, DeVos dijo que tiene por objetivo “afectar a nuestra cultura de maneras que no sean el tradicional camino de financiar la organización de los cristianos, pero que realmente quizá haya ganado más para el Reino a largo plazo al cambiar la manera en que abordamos las cosas — en este caso, el sistema de educación en el país”. En la misma entrevista, su esposo Dick se quejó de que la iglesia ha sido “desplazada por las escuelas públicas” como centro de la comunidad, y que “Nuestro trabajo es averiguar... cómo quitar los huesos de cerdo [es decir, las ideas no judeocristianas] de nuestra cultura”. Hacia ese fin, DeVos se cree que encabeza una “revolución educativa” — con el pretexto de “alentar opciones”. En febrero de 2019, promovió un crédito tributario de cinco mil millones de dólares para “elección de escuela” que les ofrecería fondos federales a los padres para que enviaran sus hijos a estudiar en escuelas privadas (específicamente las escuelas cristianas). Esto es una parte del programa para privar de más recursos a las escuelas públicas y a la vez impulsar las escuelas religiosas así como la enseñanza en el hogar. Es un programa para poner al cristianismo al centro de la “educación”, ¡tal como lo era durante el Oscurantismo en la Edad Media!

Corto: “La ‘alianza impía’ entre Trump y los fascistas cristianos fundamentalistas” [en inglés]
Léalo en español
Lea el discurso completo aquí.

Las cortes federales — Entre otras cosas, las cortes federales determinan cuáles leyes de los gobiernos de los estados y del gobierno federal son constitucionales y cuáles deben derogarse. El derecho al control de la natalidad y el derecho al aborto, el derecho de las personas gay a casarse, el derecho de los negros a asistir a las escuelas públicas con blancos, todos esos derechos se fundamentan en las decisiones del sistema de cortes federales, y es igualmente posible eliminar todo eso por medio de las decisiones de las cortes.
La Corte Suprema
Aunque la situación política en Estados Unidos todavía no es tal que se podría confirmar como magistrado de la corte a alguien que abiertamente fundamentara sus decisiones judiciales en la ley y la moralidad bíblicas, Trump sí ha establecido abiertamente como prueba decisiva para sus nominados a la Corte Suprema su oposición al aborto. Los dos magistrados designados por Trump (Gorsuch y Kavanaugh) son hostiles al derecho al aborto. Gorsuch también se ha pronunciado en contra del uso de las cortes para ampliar los derechos civiles, con mención específica al matrimonio de personas del mismo género. Kavanaugh ha sostenido teorías judiciales que también llevarían a la prohibición del control de la natalidad2.
Aunados a los tres magistrados de derecha que ya están en la Corte Suprema (Alito, Roberts y Thomas), constituyen una mayoría fascista que ya está en posición de destripar o eliminar completamente el derecho al aborto, lo que casi a ciencia cierta sería una salva inicial en una reimposición mucho más amplia de la “moral judeocristiana” por parte del gobierno.
Los jueces de las cortes de menor instancia
Al 19 de septiembre de 2019, Trump había designado a 150 jueces para las cortes federales, es decir, más de uno de cada seis de todos los jueces federales. En su inmensa mayoría hombres blancos, docenas de ellos se han negado a decir si apoyan la decisión de 1954 de eliminar la segregación en las escuelas públicas (Brown contra Junta de Educación). Lambda Legal (una organización por los derechos de la gente LGBTQ) examinó los antecedentes de todos estos jueces y concluyó que cerca de un tercio de ellos son abiertamente hostiles a los derechos de la gente LGBTQ. Un designado de Trump para la Corte de Apelaciones, el juez John Bush, ha comparado el aborto con la esclavitud, se opone fuertemente al matrimonio entre las personas del mismo género y se burla del cambio climático. Otra designada, Amy Coney Barrett, pertenece a “People of Praise” [Gente de Alabanza], un grupo cristiano parecido a una secta en que se les dice a las mujeres que el esposo es la cabeza de la esposa y la autoridad en la familia. Asigna a cada miembro femenino una asesora, conocidas desde hace mucho como las “criadas” (pero que más recientemente se les cambió la descripción a “líderes femeninos”).

II. La eliminación de la separación entre la iglesia y el estado

Aunque Estados Unidos es oficialmente secular, siempre ha tenido una identidad cristiana semioficial, con la inscripción “En Dios confiamos” impresa en el billete del dólar, los presidentes cierran sus discursos con “Que Dios bendiga a Estados Unidos”, y así sucesivamente. Y los predicadores cristianos conservadores como Billy Graham siempre han tenido cierto acceso e influencia en el gobierno. Pero esto ha saltado a otro nivel bajo Trump y Pence, con una red compleja de predicadores, maestros y “asesores” cristianos fundamentalistas enclavados en los corredores del poder, y los altos funcionarios del gobierno que se identifican abiertamente como “líderes cristianos” y promotores:
Los cristianos fundamentalistas que penetran ubicuamente los corredores del poder
Capitol Ministries [Ministerios del Capitolio]: Encabezado por Ralph Drollinger, Capitol Ministries organiza cursos semanales de estudios bíblicos para altos funcionarios de la administración, así como para los congresistas y en los gobiernos de los estados. Una parte de sus creencias centrales son el “Rapto” y el Fin de los Tiempos. Su “lección bíblica” cuando Trump se retiraba del acuerdo nuclear con Irán fue “La Biblia sobre cuándo se justifica la guerra”: esta “lección” también sostiene que es la voluntad de dios obedecer al estado: “Por la causa del Señor, sométete a toda institución, sea un rey por ser el que es autoridad; o los gobernadores por ser los enviados de Él…” (¡¡!!).  Drollinger ha llamado a que Trump establezca una “dictadura benévola”.
Al menos siete funcionarios a nivel del gabinete, entre ellos Pence, Pompeo y DeVos, son patrocinadores de Capitol Ministries.
The Evangelical Advisory Board [Junta Consultiva Evangélica]: Un grupo un poco menos definido que incluye a muchos poderosos fascistas cristianos3. Un miembro se jacta de que la Junta “hace visitas regulares a la Casa Blanca, que pueden comenzar con sesiones informativas sobre políticas por parte del personal del Ala Oeste [de la Casa Blanca] y funcionarios de organismos y terminar con visitas improvisadas a la Oficina Oval”. Hablan a menudo de asuntos de política: la decisión de Trump de prohibir a los soldados transgénero en el ejército estadounidense surgió de una conversación semejante en julio de 2017, y algunos analistas han rastreado una línea de tiempo que vincula estas reuniones con otras maniobras de política fascistas cristianas. Algunas visitas de los evangélicos han incluido la “imposición de manos” sobre Trump, y en las palabras de un participante, “orar por nuestro Presidente —Sobrenatural Sabiduría, Guía y Protección— ... vaya — vamos a ver otro gran despertar espiritual”.
Importantes líderes del gobierno en guerra con el “secularismo”
El discurso de Barr en la Universidad de Notre Dame: Como ya se señaló en la sección sobre “El gabinete”, el procurador general Barr —cuyo papel oficial en teoría incluye hacer cumplir la separación entre la iglesia y el estado— sostuvo abiertamente que únicamente al poner la “moral judeocristiana” en primer plano será posible salvar a Estados Unidos de un infierno secular en la tierra.
El discurso de Mike Pompeo: El mismo día del discurso de Barr en Notre Dame, Pompeo se pronunció ante la Asociación Americana de Consejeros Cristianos (AACC) sobre “Ser un líder cristiano”, cuyo texto fue posteado en la parte superior del sitio web del Departamento de Estado como si la formación de “líderes cristianos” fuera parte de la misión del Departamento de Estado. (La AACC es un grupo cristiano conservador que hasta hace poco apoyaba la “terapia de conversión” para las personas gay, pero que ahora tiene que conformarse con “darles orientación” para que sean “célibes”).
La campaña de Betsy DeVos para privatizar y cristianizar la educación (vea la sección I anterior) es otro aspecto crucial de eliminar las barreras entre la iglesia y el estado.

Corto: “Los fascistas cristianos que ahora están en el poder” [en inglés]
Léalo en español
Lea el discurso completo aquí.

III. La aplicación de la teología del “fin de los tiempos” como guía para la política exterior de Estados Unidos

Muchos o la mayoría de los fascistas cristianos en el régimen de Trump y Pence comparten, con sus “asesores” fascistas cristianos (vea la sección “II” anterior) la teología del “fin de los tiempos” — la idea de que la “segunda venida de Cristo” en las profecías de la Biblia se vendrá pronto, y cuando eso ocurra, todos los “auténticos” cristianos serán “Raptados” hacia el cielo (¡los demás están condenados al infierno!), y desde allí observarán mientras Jesucristo inflige siete años de “Tribulación” a los habitantes que quedan, después de lo cual Jesús encabezará una batalla épica con “el anticristo” y establecerá un Reino de Dios de mil años en la Tierra. (Nota: Quizá los creyentes del fin de los tiempos tengan desacuerdos sobre la secuencia en la que ocurrirá estos acontecimientos, no obstante están de acuerdo sobre el escenario básico.)
Aquellos que creen en esta locura la ven con buenos ojos, están anhelando ser “Raptados”, y en muchos casos creen que es su responsabilidad allanar el camino y acelerar estos sucesos (¡que, una vez más, encierra la aniquilación total y condena eterna a la inmensa mayoría de los seres humanos!). Recuerden la declaración de Mike Pompeo de que “Seguiremos librando estas batallas...” porque hay una “lucha sin cesar” hasta “el Rapto”.
Esta teología enmarca y ayuda a configurar la política de la administración sobre asuntos de enorme importancia. Dos ejemplos:
El fin de los tiempos e Israel
El traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén: En mayo de 2018, el régimen de Trump y Pence trasladó la embajada de Estados Unidos de la ciudad israelí de Tel Aviv (donde casi todos los demás países tienen sus embajadas) a Jerusalén, una ciudad que se considera como sagrada para los judíos, los cristianos y los musulmanes. Robert Jeffress, un predicador del fin de los tiempos de una mega-iglesia fundamentalista en Dallas, Texas (y un miembro de la Junta Consultiva Evangélica de Trump), pronunció la oración de apertura para la embajada: “Te damos las gracias todos los días por habernos dado un presidente que esté audazmente del lado correcto de la historia y, de más importancia, del lado correcto de Ti, ah, Dios, por lo que se refiere a Israel”.
Jeffress le daba las gracias a su “Dios” porque estos fanáticos creen que la devolución de toda la tierra “bíblica” de Israel (incluidos una buena parte, o todos, los países de hoy día, de Jordania, El Líbano y Siria) al control judío ¡es una condición previa para la Segunda Venida de Cristo, y que la lucha en el Medio Oriente literalmente es una lucha entre “Dios” y “Satanás”! El reconocimiento por parte de Estados Unidos a Jerusalén como la capital de Israel y la apertura de la embajada en esa ciudad representó una ruptura dramática con la política estadounidense de larga data, y se le opuso la mayoría de los expertos seculares —entre ellos expertos pro israelíes y pro imperialistas— por condenar al fracaso cualquier perspectiva de paz con los palestinos y por augurar nueva violencia e inestabilidad. Pero eso era precisamente el objetivo: reubicar la embajada simbolizaba el apoyo de Estados Unidos a un Israel agresivo y expansionista con dominación militar y toma de territorios a los pueblos y países árabes de la región... allanando el camino para el venidero Rapto. Como dijo John Hagee, otro predicador fascista cristiano, en su bendición de clausura: “El Mesías vendrá y establecerá un Reino que nunca terminará”.
El fin de los tiempos y el cambio climático
El régimen de Trump y Pence tiene triste infame debido a su indiferencia gratuita por el planeta en el que vivimos y su negativa a reconocer, y mucho menos a hacer algo al respecto, el desastre climático en curso: se retiró del Acuerdo de París sobre el Clima, ha acelerado la excavación por petróleo en el mar Ártico a medida que se derriten los casquetes polares y evisceró las normas débiles que una vez se proponían mitigar la destrucción desenfrenada del medio ambiente por el capitalismo. Si bien este enfoque se basa principalmente en el funcionamiento del capitalismo-imperialismo y sus intereses económicos y estratégicos, también se combina con los fascistas cristianos y su teología, los cuales también lo refuerzan.
La defensa de la Tierra no es de la incumbencia de la humanidad. Una idea que se circula entre algunos de ellos es que aunque existiera el cambio climático, sería por la voluntad de Dios, así que no se le meta. Por ejemplo, el congresista por Michigan, Tim Wahlberg, dice: “Confío en que si existiera un problema [con el cambio climático], él [es decir, “Dios”] se encargaría de él”. Ralph Drollinger (de Capitol Ministries) dice que es “la soberbia” [la arrogancia] que los seres humanos intenten hacer algo al respecto, porque “Dios es omnisciente, omnipresente y omnipotente en los asuntos actuales de la humanidad” y que “Permitir que los peces gobiernen la construcción de presas, que las especies en peligro de extinción gobiernen las centrales eléctricas, que las moscas gobiernen los hospitales o que las ratas canguro gobiernen los hogares, no reconoce la proclamación inequívoca de Dios en el Génesis”. (¡Drollinger también advierte que la tendencia de los ambientalistas a tener un solo hijo “es afín al suicidio étnico”!) Después de que la congresista Alexandria Ocasio-Cortez hizo un llamado a la acción sobre el cambio climático, la entonces secretaria de prensa trumpista Sarah Sanders le dijo a Sean Hannity del noticiero Fox: “No creo que vayamos a prestarle atención a ella sobre nada de importancia, en particular sobre los asuntos que vamos a dejar en manos de una autoridad muchísimo más alta...”. [El destino de la tierra está en] “…las manos de algo y de alguien mucho más poderoso que cualquiera de nosotros”.
Acoger la devastación del medio ambiente: Otros fundamentalistas interpretan el cambio climático como otra de las señales de la Segunda Venida, que será anunciada por guerras, hambrunas y así sucesivamente. Como dijo un ex evangélico: “después de estas plagas, Jesús volverá de nuevo. Esta vez se abrirá camino furiosamente a través de los cielos montado a un caballo blanco, empapado de la sangre de sus enemigos y seguido por los ejércitos de sus santos Raptados y martirizados. No sólo creí que esto iba a ocurrir, sino que estaba entusiasmado con ello. Yo, como muchos cristianos evangélicos, anhelaba el día en que Jesús volviera”.

IV. La acumulación de fuerzas armadas para una guerra cristiana santa

Los fascistas cristianos están trabajando en esto desde dos ángulos: por un lado, trabajan para “cristianizar” a las fuerzas armadas de Estados Unidos, y por otro, están formando ejércitos privados aglutinados en torno a un cristianismo combativo.
La cristianización de las fuerzas armadas de Estados Unidos: La acumulación de un núcleo duro fundamentalista
Las conversiones en masa de personal militar al fundamentalismo cristiano: En teoría, las fuerzas armadas de Estados Unidos son seculares, e incluso hoy parte del código de conducta oficial dicta que los oficiales “de todos los niveles deben asegurarse de que no se puede interpretar lógicamente sus palabras y acciones como una aprobación o desaprobación de ninguna fe ni ofrecer ningún tratamiento preferencial para ninguna fe”. Las fuerzas armadas de Estados Unidos tienen un sistema de capellanes que son parte de las fuerzas militares pero tienen deberes principalmente religiosos — pero una vez más, esto se ha presentado como una forma de cumplir con las necesidades espirituales y morales de individuos religiosos, y no como el proselitismo o la promoción de algún punto de vista religioso.
Al operar dentro de ese marco, los fascistas cristianos están maniobrando efectivamente para acumular un núcleo sólido de fundamentalistas. Por ejemplo, tan sólo un 3% de los miembros de las fuerzas armadas pertenecen a iglesias cristianas evangélicas, ¡pero entre el 33% y el 75% de los capellanes son evangélicos! (Esto se debe en parte a que las iglesias evangélicas están reclutando agresivamente a personas para recibir entrenamiento como capellanes militares; la Universidad Liberty de Falwell incluso ofrece títulos en línea).
Y estos capellanes evangélicos no se dedican únicamente a “atender las necesidades espirituales de la gente”, están en una campaña de reclutamiento. Al sacar provecho de la vulnerabilidad de los soldados jóvenes que están viviendo el entrenamiento básico militar brutal (cuyo objetivo es “deshacerse” de la vieja persona y “reconstruirla” como “guerrero” despiadado), del hecho de que, para muchos de ellos, esto es la primea vez que se encuentran lejos del hogar, y de cosas por el estilo, los pastores evangélicos están conduciendo bautismos en masaBaptist News [Noticias Bautistas] se jacta de que tan sólo un capellán bautizó a 519 soldados en el Fuerte Jackson en un año, 170 de ellos en tan sólo un día. El propio fuerte promovió esta “hazaña” en un posteo en Instagram de su oficina de Asuntos Públicos en que se dice que “les damos la bienvenida a los soldados de todas las fes a que reciban un bautizo”. O sea, que si uno va al Fuerte Jackson como ateo, budista, católico, judío, hindú, musulmán o protestante no evangélico, las fuerzas armadas le “dan la bienvenida” para que se deshaga de eso y se convierta en cristiano evangélico.
Y no nos referimos tan sólo a un capellán —tan sólo los Bautistas del Sur tienen una red de 3.700 capellanes, y su director de servicios de capellanes, que también es un general mayor jubilado del ejército, dice que “los capellanes militares de los Bautistas del Sur están presenciando una despertar espiritual de proporciones históricas en las fuerzas armadas con una cantidad récord de profesiones de fe, bautismos, asistentes a las capillas y programas de formación de discípulos”.
La cristianización de las fuerzas armadas de Estados Unidos: La promoción del odio contra el Islam
Están azuzando sentimientos fanáticos anti-islámicos y una mentalidad de “guerra santa” entre los soldados rasos y los oficiales. Por ejemplo, en agosto de 2019 la importante publicación de la Marina Explosive Ordnance Disposal Technician [Técnico del equipo de desactivación de artefactos explosivos] recomendó tres libros de autores virulentamente anti-islamistas. Entre ellos, Brigitte Gabriel, en 2007 ofreció una conferencia en el Joint Forces Staff College (universidad para el personal de las fuerzas conjuntas), en que, durante la sesión de preguntas y respuestas, sostuvo que un “musulmán practicante, quien cree en las enseñanzas del Corán, no puede ser un ciudadano leal a Estados Unidos de América”, y no debería tener el derecho de postularse para cargos políticos.
Agregó: “Lo que es preocupante en este caso es que cuando nos encontremos ante una guerra [fíjese que dice “cuando”, y no “por si acaso”] y un funcionario político musulmán en funciones” tenga que elegir entre servir a Estados Unidos o al país musulmán con el que Estados Unidos esté en guerra, inevitablemente “ese musulmán en funciones siempre se expresará su lealtad al Islam”. En otras palabras, por definición los musulmanes son traidores. Y con desprecio se refirió a una ciudad del estado de Michigan con una gran población de musulmanes como “Dearbornistán”.
La U.S. Army War College [Universidad de Guerra del Ejército de Estados Unidos] también metió cuchara al invitar a Raymond Ibrahim, el autor de Sword and Scimitar: Fourteen Centuries of War between Islam and the West (Espada y cimitarra: Catorce siglos de guerra entre el Islam y el Occidente), a que presentara una conferencia en la prestigiosa Serie Anual de Conferencias con motivo de su 50 aniversario. Ibrahim también escribió el artículo: “Why Western Nations Should Accept Only Christian Refugees” (Por qué las naciones occidentales deberían aceptar únicamente a los refugiados cristianos).
La acumulación de fuerzas armadas cristianas privadas
Milicias cristinas: En Estados Unidos, el fascismo cristiano también tiene influencia entre algunos de las decenas de miles de miembros organizados en milicias reaccionarias fuertemente armadas. Por ejemplo, la milicia Hutaree está compuesta solamente de “soldados” cristianos “que se están armando y entrenando en anticipación de la venida del anticristo, lo que ellos creen que es inminente”. Ésta es parte del ala más amplia “Patriota Cristiana” del movimiento miliciano.
Mercenarios cristianos: También tienen otra esfera de influencia entre los mercenarios. Eric Prince es un hermano de Betsy DeVos y también es un cristiano fascista. Es un antiguo integrante de las fuerzas especiales SEAL de la Marina quien organizó la tristemente célebre compañía Blackwater, un ejército privado de miles de mercenarios con su propia base de entrenamiento, el cual el gobierno de Estados Unidos contrató durante la ocupación de Irak así como también en Nueva Orleáns tras el huracán Katrina. Después de que tres de sus soldados fueron condenados de matar a unos civiles iraquíes, Prince dejó la compañía, y ésta cambió de nombre, pero ahora Prince opera una compañía mercenaria que se llama Frontier Services Group (que aparentemente en el extranjero se denomina Lancaster6), que tiene su propia fuerza aérea, con helicópteros de ataque, cazas y aviones no tripulados. Se informa que Prince ha estado suministrando mercenarios para la genocida guerra de Arabia Saudita en Yemen, y que aspira a tener un mayor papel al servicio del régimen de Trump y Pence. Este es otro poderoso componente de fuerzas militares con potencial de estar bajo el mando del fascismo cristiano.

V. Los ataques a los derechos reproductivos de las mujeres

Un elemento central del programa cristiano fascista es quitarles a las mujeres sus derechos reproductivos. No tiene que ver con “proteger la vida del feto” — tiene que ver con reducir a las mujeres a incubadoras, al privarles en lo fundamental del control sobre su propia vida y en muchos casos, al obligarlas a asumir situaciones de dependencia de los hombres, y allana el camino para los ataques al derecho al divorcio y otros elementos esenciales de la capacidad de las mujeres de desenvolverse como seres humanos plenos (lo que incluso ahora se halla altamente restringido). En este momento, el derecho al aborto “pende de un hilo” (vea en adelante) como resultado de los decenios de ataques fascistas cristianos.
Leyes de los estados contra el aborto
Al 20 de marzo de 2019, las legislaturas de los estados han presentado 304 proyectos de ley para restringir el aborto. Ohio, Kentucky, Misisipí, Georgia y Misuri han ratificado, como ley, proyectos de ley que prohibirían el aborto tan pronto como a seis semanas después del momento de concepción, lo que a menudo es antes de que la mujer siquiera sepa que esté embarazada. A esa fecha, otros 11 estados tenían en elaboración proyectos de ley semejantes. Alabama aprobó una ley que prohibiría casi todos los abortos, incluso en casos de violación e incesto, y penaría el aborto con hasta 99 años de cárcel.
Estas leyes están en clara violación del fallo de 1973 de la Corte Suprema en el caso Roe contra Wade que despenalizó el aborto y todavía no se están poniendo en vigor. Pero sirven a dos objetivos del embate fascista cristiano: ofrecer posibles “casos de prueba” que podrían llegar a conocerse en la Corte Suprema y que se podrían usar para derogar Roe contra Wade, y una vez derogado Roe, estos estados ya tendrían aprobadas leyes para prohibir el aborto.
Otras leyes estatales aplican restricciones extremas a las clínicas que practican abortos, como requerir que los médicos tengan privilegios de admisión en hospitales cercanos (aunque es extremadamente poco común el que los abortos requieran hospitalización, y cuando ocurren tales emergencias, los hospitales están obligados a admitir pacientes independientemente de los privilegios del médico), o que requieren que los pasillos sean lo suficientemente anchos para las camillas del hospital. El objetivo de estas leyes es cerrar estas clínicas sin penalizar oficialmente el aborto, lo que en la práctica, priva a las mujeres en esas zonas de todo acceso al aborto.
Los ataques a las clínicas en Misuri han incluido el monitoreo de los ciclos menstruales de las mujeres que se han hecho abortos en la clínica Planificación Familiar en St. Louis, la única clínica que queda en el estado que todavía practica abortos. El director de salud del estado admitió que el departamento creó una hoja de cálculo para identificar “abortos fallidos”, es decir, las pacientes que tuvieron que volver a la clínica para un procedimiento adicional. La hoja de cálculo no identificaba a las mujeres por su nombre, pero sí incluía números de identificación médica, fechas de procedimientos y la fecha del último período de la paciente. El estado dice que se hizo esto supuestamente para encontrar evidencia de problemas de salud como resultado de abortos. Pero dada la realidad de que el aborto es un procedimiento médico de rutina y seguro, la hoja de cálculo fue claramente parte de los esfuerzos por cerrar la clínica.
Misuri también ha tratado de imponer un examen pélvico médicamente innecesario a las pacientes tres días antes de su aborto. (Esto se suma al examen que de hecho se realiza el día del procedimiento). El personal de la clínica dijo que esta vulneración física innecesaria equivalía a una “violación”, o sea, una forma adicional de convertir este procedimiento médico simple y necesario en una pesadilla imposible para las mujeres.
El 4 de octubre de 2019, la Corte Suprema anunció que iba a dictaminar sobre una ley altamente restrictiva en Luisiana. La presidenta interina de Planificación Familiar dijo que las implicaciones de esto podrían ser enormes: “El acceso al aborto pende de un hilo en este país, y este caso es lo que podría romper ese hilo”.
Los ataques del gobierno federal a los servicios de salud reproductiva para las mujeres
El retiro de fondos a Planificación Familiar: Trump juró “rescindir todos los fondos” para Planificación Familiar, y ha avanzado mucho en el camino para la consumación de esa meta. En Estados Unidos, Planificación Familiar es la principal proveedora de servicios de salud sexual y reproductivos, control de la natalidad, exámenes de detección de cáncer, educación sexual y otros servicios para unos 2.5 millones de pacientes al año. Ya no recibe fondos del gobierno federal para los abortos que practica, pero sí recibe fondos del gobierno federal por medio de Medicaid y de otras formas para servicios de planificación familiar y otros servicios de salud. En mayo de 2019, el Departamento de Servicios Humanos (encabezado por Alex Azar, otro fascista cristiano) emitió nuevas reglas que recortarían todos los fondos a cualquier servicio de planificación familiar que remita pacientes a una proveedora de abortos. En agosto (después de perder una batalla en las cortes sobre esto), Planificación Familiar anunció que ya no aceptaría dineros del gobierno federal para la planificación familiar para que pudiera seguir proveyendo toda la gama de opciones a las mujeres para los embarazos no deseados.


Las Criadas se enfrentan al vice presidente Mike Pence, Filadelfia, 24 de julio de 2019. Foto AP

VI. Los ataques a la gente LGBTQ

Este es otro elemento central del programa fascista cristiano. No se trata simplemente de que se sientan “incómodos” o que sean “viejos fofos”. La imposición forzosa de roles de género muy estrictos a las mujeres —como incubadoras y criadoras de hijos y como “buenas compañeras de apoyo” para los hombres, con su vida organizada en torno al hogar y la iglesia— también exige la satanización, criminalización, exclusión y castigo a cualquiera que “se desvíe” de esta definición estricta de los roles masculinos y femeninos. La “broma” de Trump de que Pence quiere “ahorcar” a todas las personas gay NO ES BROMA, y cuenta con fundamento en las escrituras bíblicas, tan veneradas por los fundamentalistas, que dictan la muerte para los homosexuales.
Al mismo tiempo, la ampliación de los derechos para las personas gay en las últimas décadas, como el hecho de que literalmente millones de personas LGBTQ “salieron del armario” ante sus amigos, familiares y compañeros de trabajo, ha creado una situación en la que ya no es posible que los fascistas cristianos argumenten total y abiertamente por vilipendiar y matar a las personas gay. ¡Pero ellos están trabajando para lograrlo! Por un lado, los fundamentalistas cristianos alegan que la existencia misma de las personas LGBTQ los está victimando, por supuestamente “hacer alardes” de su “desviación” delante de los “buenos hombres y mujeres cristianos”. Y por otro, el régimen, de manera relativamente callada, ha destripado las protecciones oficiales existentes contra la discriminación y ahora mismo está discriminando y luchando activamente por el “derecho” de los demás a practicar la discriminación.
A la luz de eso, las medidas opresivas que se enumeran a continuación adquieren un significado aún más siniestro como el inicio de crímenes potencialmente inimaginables contra las personas LGBTQ, siempre y cuando se deje intacto y sea posible establecer en toda su extensión el programa fascista cristiano.
2017
Enero: A dos horas de que el régimen tomó el poder, borraron toda mención a asuntos y personas LGBTQ en el sitio web de la Casa Blanca.
Febrero: El régimen decidió dejar de luchar en las cortes y en otros fueros para proteger de la discriminación a los estudiantes transexuales.
Marzo: El régimen anunció que ya no insistiría en que los albergues para personas sin hogar costeados por el gobierno federal dejaran claro que las personas LGBTQ tenían derecho a la seguridad y al refugio.
Julio: El gobierno federal presentó un escrito ante una corte federal en que sostiene que la Ley de Derechos Civiles de 1964 no prohíbe la discriminación basada en la orientación sexual o en la identidad de género, lo que constituye un paso importante hacia la legalización de la discriminación contra las personas LGBTQ.
Julio: Trump anunció en Twitter que las personas transgénero no podrían servir en las fuerzas armadas de Estados Unidos. (Después de mucha resistencia, la política se implementó finalmente en abril de 2019). Aunque NADIE debería querer servir en las fuerzas armadas imperialistas de Estados Unidos, esta prohibición fue una peligrosa declaración pública de que las personas transgénero no son seres humanos plenos.
Septiembre: La administración de Trump presentó un escrito ante la Corte Suprema en que alega que las empresas tienen el derecho constitucional de discriminar por motivos de orientación sexual o identidad de género.
Octubre: El Departamento de Justicia resolvió que las dependencias del gobierno federal, los contratistas del gobierno, los concesionarios del gobierno e incluso las empresas privadas podían practicar la discriminación, siempre y cuando puedan citar motivos religiosos para hacerlo. Esto allanó el camino para discriminación de toda suerte, como la creciente práctica de las agencias de adopción financiadas con fondos del gobierno federal de negarse a permitir que las parejas de personas gay hagan adopciones; prohibir o expulsar a los jóvenes gay de los alberges para los sin hogar; no ofrecer exámenes de detección de cáncer de mama a las mujeres transgénero; y así sucesivamente. Y el efecto más amplio es de marginar y deshumanizar a las personas LGBTQ.
2018
Febrero: El Departamento de Educación anunció que iba a desestimar automáticamente toda queja proveniente de estudiantes transgénero por exclusión de los centros escolares sobre la base de su identificación de género.
Mayo: La Agencia Federal de Prisiones anunció una política de (en casi todos los casos) albergar a los reclusos transgénero según su género de nacimiento — en otras palabras, ahora albergarán a las mujeres transgénero con los hombres, lo que aumentará el peligro extremo de la violación, agresión o asesinato.
2019
Julio: El Departamento de Estado emitió nuevas directrices de que Estados Unidos ya no iba a promover los “derechos humanos” si no creyera que estos derechos coincidieran con las opiniones sobre la “ley natural” de los conservadores sociales, lo que claramente implica que no iba a defender los derechos de las personas LGBTQ.
Septiembre: El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) canceló un plan para prohibir que los hospitales que reciben fondos de Medicare y Medicaid discriminen contra los pacientes LGBTQ.
Noviembre: El HHS anunció que iba a abandonar las normas de derechos civiles para todos los beneficiarios de las subvenciones del HHS, lo que permitirá la discriminación contra las personas transgénero en los programas de prevención del VIH y las ITS, los centros de tratamiento de opiáceos, los servicios para jóvenes sin hogar y otros servicios de vida y muerte.
También en noviembre, la administración de Trump propuso una nueva regla que permitiría a las agencias de adopción y cuidado tutelar basadas en la fe (que a menudo son las únicas agencias de este tipo en muchas regiones) continuar recibiendo fondos del gobierno federal aunque discriminen a las personas LGBTQ.

VII. La Rusia de Putin como “modelo” para los teócratas de Estados Unidos.

Si bien no está del todo claro cómo es la relación entre Donald Trump y Vladimir Putin (el líder autoritario de la Rusia capitalista-imperialista), lo que sí está claro es que un sector considerable de las fuerzas fascistas cristianas estiman con admiración a la Rusia de Putin4.
Putin está poniendo en práctica muchos de los elementos centrales de una teocracia cristiana.
(Una buena parte de lo siguiente es de Americans United for Separation of Church and State [Estadounidenses Unidos por la Separación entre la Iglesia y el Estado], 18 de julio de 2018, “To Russia With Love: Why the Religious Right is Rootin’ for Putin” [A Rusia con amor: Por qué la derecha religiosa está vitoreando a Putin].)
Los derechos de las personas LGBTQ están bajo ataque en Rusia. Una ley de 2013 que prohíbe la diseminación de “propaganda gay” a los menores de edad tiene una redacción tan vaga que criminalice casi toda promoción de los derechos de las personas LGBTQ, y ahora se aplica para suprimir todo encuentro de personas gay y para arrestar a los activistas por los derechos de la gente gay. Se están disparando los salvajes crímenes de odio contra la comunidad LGBTQ. Incluso han clausurado sitios web relacionados con la salud. Por el mero acto de desplegar una bandera arco iris, uno puede meterse en problemas. El jefe de la iglesia ortodoxa ha dicho que las parejas del mismo género son una “señal del apocalipsis”.
En las escuelas públicas de Rusia, las clases de religión son obligatorias. Una ley de 2012 requiere que las escuelas públicas primarias y secundarias de Rusia den un curso denominado “Los fundamentos de la religión”. (Ofrecen los cursos sobre cuatro religiones, pero los críticos dicen que muchas escuelas están empapadas de ortodoxia, la religión dominante de Rusia.) Además, el creacionismo va en ascenso: en 2010, un funcionario de la iglesia ortodoxa llamó a un fin del “monopolio del darwinismo” en las escuelas rusas.
Los derechos de las mujeres se encuentran en una retirada progresiva. El año pasado, los legisladores efectivamente despenalizaron muchas formas de abuso doméstica. Desde 2011, el derecho al aborto ha estado bajo ataque (con una ley que prohíbe que los médicos o clínicas anuncien que practican el procedimiento) y la funcionaria pública a cargo de “Asuntos de la Familia, Mujeres y Niños”, según una descripción en The Nation, ve su “tarea primaria” como “restringir más el acceso al aborto y limitar la disponibilidad de los contraceptivos de emergencia”. Los funcionarios de la iglesia ortodoxa están presionando por que las mujeres sigan confinadas a los roles “tradicionales” de género.
Putin está al frente de un regreso a los “valores tradicionales” y a la autoridad moral de la iglesia ortodoxa rusa.
Según The Nation, en septiembre de 2014 Putin presidió una reunión de periodistas y estudiosos en que alegó que “los europeos se han desviado de sus raíces al legalizar los matrimonios entre las personas del mismo género. Instó a los rusos a que hagan suyos los valores conservadores de la iglesia ortodoxa y otras religiones tradicionales y dio una advertencia a aquellos que quizá quieran cuestionar esos valores… ‘Estas son las líneas rojas de las cuales nadie tiene permiso de cruzar’”.
Los fascistas cristianos de Estados Unidos admiran esto y lo estiman como un modelo positivo.
En vista del programa y la ideología de la Rusia de Putin, ¿sorprende que las fuerzas fascistas cristianas en Estados Unidos se graviten hacia ese modelo y que lo alaben?
El World Congress of Families [WCF; Congreso Mundial de las Familias], una organización de fascistas cristianos con sede en Estados Unidos, ha formado estrechos lazos con la iglesia ortodoxa. Su sitio web dice que su cumbre de 2011 “ayudó a redactar las primeras leyes rusas que restringen el aborto en la historia moderna”, y el sitio web proclama que “Rusia, con su compromiso histórico con una profunda espiritualidad y moralidad, puede ser una esperanza para aquellos que apoyan a la familia natural provenientes de todo el mundo”.
El Family Research Council [FRC; Consejo de Investigación Familiar]: Una organización fascista cristiana más “tradicional” con estrechos lazos al vicepresidente Mike Pence, tiene una asociación formal con el WCF. En 2018, el WCF celebró una conferencia en Moldavia (anteriormente parte de la Unión Soviética) bajo el tema de “La familia natural: La unificación del Este y el Oeste” (a saber, la oposición al matrimonio entre las personas del mismo género unifica los fascistas cristianos de Estados Unidos y de Rusia.) Peter Prigg del FRC habló sobre “Ideología de género — El último ataque a la familia y los desafíos legales que pone”.
Scott Lively, el fundador y presidente de Defend the Family International [En Defensa de la Familia Internacional] y de Abiding Truth Ministries [Ministerios que Acatan la Verdad] de Illinois, realizó una gira por 50 ciudades de Rusia en 2007 “para comunicar una advertencia sobre el movimiento político homosexual que ha hecho mucho daño en mi país”.
Peter LaBarbera, el presidente de Americans for Truth About Homosexuality, [Estadounidenses por la Verdad sobre la Homosexualidad] escribió que “los rusos no quieren repetir la promoción temeraria y decadente de Estados Unidos entre los jóvenes, de la confusión de género, la perversión sexual y las ideologías anti-bíblicas”.
Pat Buchanan (ex redactor de discursos de Richard Nixon y Ronald Reagan y un teórico líder del fascismo estadounidense) escribió que Putin “alega que Moscú es la Piadosa Ciudad de hoy”, y que “En la guerra cultural por el futuro de la humanidad, Putin está plantando firmemente la bandera rusa del lado del cristianismo”.

VIII. La movilización de las tropas fascistas cristianas ante el desafío de la destitución

A medida que se viene intensificando la lucha a los niveles más altos de la clase dominante de Estados Unidos en el curso del proceso de destitución, el régimen de Trump y Pence se está acercando y movilizando cada vez más a los fundamentalistas cristianos, que constituyen el núcleo duro del núcleo duro de su base social (el 81% de los electores evangélicos cristianos blancos apoyaron a Trump en 2016). Aunque se presentó un bache en el camino con la decisión de Trump de abandonar a los aliados curdos de Estados Unidos a una invasión turca empeñada en la limpieza étnica (a la que se opusieron los evangélicos cristianos por varias razones), en lo principal esta alianza no sólo se ha mantenido sino que se está endureciendo.
Trump moviliza a la base evangélica
El discurso de Trump ante la cumbre Value Voters
Esta cumbre es un importante evento anual organizado por el FRC.
Trump fue la atracción principal. Después de orar con James Dobson (jefe del FRC), Trump caracterizó la batalla de destitución como una guerra contra los cristianos y el cristianismo, diciéndole a la multitud: “Vienen tras mí porque estoy luchando por ustedes. Eso es una gran parte de la cosa ... Ellos no los quieren a ustedes”. Y agregó: “Están tratando de silenciar y castigar el discurso de los cristianos y de los creyentes religiosos de todas las fes. Están tratando de hostigarlos a ustedes para que abandonen su lugar de trabajo, expulsarlos de la plaza pública y debilitar a la familia estadounidense y adoctrinar a nuestros hijos”.
Los líderes fascistas cristianos se movilizan en torno a Trump.
Aunque en cierto momento de la crisis de Siria el patriarca fascista cristiano Pat Robertson sí mencionó que Trump corría “el peligro de perder el Mandato del Cielo”, en lo principal los líderes clave se han movilizado en torno a Trump.
El Rdo. Robert Jeffress, un importante bautista del sur, mencionó la amenaza de una guerra civil si se lograra destituir a Trump, diciendo en Fox & Friends el 30 de septiembre que “eso causará una fractura parecida a la guerra civil en esta nación de la que este país nunca se cicatrizará”. Trump retuiteó puntualmente esa declaración, y agregó: “Estoy sacando la conclusión de que lo que está ocurriendo no es un juicio político de destitución, es un GOLPE DE ESTADO”, con el objetivo de azuzar aún más a su base.
Ralph Reed, el fundador de la Coalición Fe y Libertad y un importante líder fascista cristiano, anunció el 9 de octubre la publicación de un nuevo libro titulado For God and Country: The Christian Case for Trump [Por Dios y el país: El argumento cristiano a favor de Trump]. (El título original fue Render to God and Trump [Rendirse a Dios y a Trump], pero aparentemente eso era muy descarado.)
Family Research Council [Consejo de Investigación Familiar]: Trump pronunció su discurso tras un día de discursos de otras figuras del movimiento fascista cristiano que expresaban su apoyo para Trump. Todd Stearnes, un prominente autor y locutor cristiano, denunció los ataques a Trump, diciendo: “Tenemos que tomar posición. No podemos doblegarnos. Así que, consideren esto como su llamado a empuñar las armas. Felices guerreros, tenemos la encomienda de defender una causa noble y una fe noble”.
Franklin Graham: Graham, un evangélico líder que es notoriamente anti-musulmán y anti-gay, emprendió una importante gira de conferencias por Carolina del Norte en octubre, en que se pronunció en Fayetteville, la sede del Fuerte Bragg, la base militar más grande en Estados Unidos. Mientras que en apariencia era una gira “no política”, Graham se empeñó en orar por Trump, afirmando que Trump está haciendo un buen trabajo y que el escándalo ucraniano es “mucho rollo sobre nada”. Mientras tanto, no era necesario guiar explícitamente a su público para que apoyara a Trump: una mujer le dijo al Los Angeles Times: “Yo sí creo que somos, como cristianos, la primera línea de defensa para el presidente”. Otra persona, al hacérsele una pregunta sobre el comentario de Jeffress acerca de la “guerra civil”, dijo: “Podría haber una guerra.... simplemente no se sabe”.


Unos valerosos estudiantes de la Universidad de Virginia se plantan contra una turba de fascistas en Charlottesville, Virginia, 11 de julio de 2017. Foto: Twitter/@DailyProgress (Andrew Shurtleff/The Daily Progress)

Conclusión

Este régimen ha venido progresivamente sentando las bases y armando la infraestructura de la teocracia. Los fascistas cristianos fanáticos con una visión compartida de un Estados Unidos “cristiano” controlan palancas esenciales del poder en múltiples esferas de la sociedad: en la educación, relaciones exteriores, la estructura legal y judicial, la vivienda y, por supuesto, en la Casa Blanca y en la presidencia. Las cortes están en posición para derogar los derechos reproductivos de las mujeres, la humanidad de las personas LGBTQ está bajo ataque, se está azuzando cada vez más a la base social fascista cristiana y se está acumulando la capacidad militar fascista cristiana.
Y a medida que se intensifique la presión sobre Trump proveniente de sus oponentes en la clase dominante, él se adhiere más estrechamente a su núcleo fascista cristiano, y los fascistas cristianos casi ni se molestan en ocultar sus objetivos teocráticos — nótese los discursos de Barr y Pompeo, de la misma noche, al proceder con un punto de vista teocrático.
Ya es tarde, pero no es demasiado tarde, para luchar contra esto y derrotarlo — para sacar del poder al régimen en su conjunto con una resistencia no violenta de masas que se pongan de pie a favor de la humanidad básica de toda la gente, y que lo haga como parte de allanar el camino para una transformación revolucionaria de toda esta sociedad que engendró esta locura bárbara fascista cristiana y que de tantas maneras la está nutriendo. Pero se vislumbra cada vez más en el horizonte la otra posibilidad: la consolidación total de este régimen fascista y la imposición de una mentalidad de la Edad del Oscurantismo fundidos con armas, espionaje y el aparato de propaganda modernos.
No hay tiempo que perder.

Del discurso: Bob Avakian sobre la revolución y la lucha contra el fascismo (en inglés)


1. El Reverendo Joe Wright, en la Oración de Apertura ante la Cámara de Representantes de Kansas, enero de 1996.  [volver]
2. Tanto la decisión de Roe contra Wade que reconociera el derecho al aborto, como la decisión de Griswold contra Connecticut que reconociera el derecho al control de la natalidad, tienen una base común: la idea de que la Constitución de Estados Unidos reconoce un derecho a la privacidad con el cual el estado no debe interferir. Kavanaugh ha dado fe de que cree que tal derecho no existe en la Constitución y que por lo tanto son erróneas las decisiones de las cortes que se basen en él.  [volver]
3. Entre los integrantes principales al septiembre de 2017 figuran Jerry Falwell Jr. de la Universidad Liberty; Ralph Reed, fundador de la Coalición Fe y Libertad; Tony Perkins, jefe del Consejo de Investigación Familiar; Gary Bauer, presidente de American Values; y Robert Jeffress y Richard Land, dos prominentes líderes reaccionarios de la Iglesia Bautista del Sur, la denominación evangélica más grande: todos ellos son virulentos opositores al derecho al aborto y a los derechos de las personas LGBTQ.  [volver]
4. En 1917, Rusia fue la cuna de la primera revolución comunista, que impulsó la creación de la Unión Soviética y la realización de muchas transformaciones sociales radicales y emancipadoras, como el rompimiento con la religión y otras supersticiones, y la ampliación generalizada de los derechos de las mujeres y su papel en la sociedad. Pero para mediados de los años 1950, ya se había restaurado el capitalismo, y para 1993 incluso ya abandonaba el pretexto de una sociedad socialista, y la Unión Soviética se desmoronó y la “nueva” Rusia entró en una profunda crisis económica y social que duró más de una década. A raíz de eso, Putin tomó el poder y ha estado imponiendo y consolidando un estado reaccionario, represivo y altamente centralizado… estrechamente aliado con los apóstoles del oscurantismo de la iglesia ortodoxa rusa.  [volver]


Aún nos faltan $300 para cumplir nuestra meta de recaudar mil dólares con fondos de nuevos contribuidores mensuales — sea un contribuidor mensual, aumente su contribución mensual o haga una donación generosa.

Ahora que ha leído este artículo, tome un minuto para considerar el papel crucial que juega revcom.us. Se desmandan la supremacía blanca y el fascismo, y están quitando los derechos básicos de las mujeres. Estados Unidos amenaza con librar guerras contra Venezuela e Irán, a la vez que aterroriza a familias de migrantes y saquea al por mayor a nuestro medio ambiente, lo que pone en peligro el propio futuro de la humanidad. En revcom.us se puede conocer el origen de estos horrores, cómo es posible ponerles fin con una revolución real y las maneras en que la gente está trabajando ya hacia una revolución. Se puede encontrar, explorar y difundir la obra de Bob Avakian, el líder de esta revolución, el arquitecto del nuevo comunismo y el autor de un plano concreto para una nueva sociedad en camino a la emancipación total. Sea parte de luchar por el futuro de la humanidad: contribuya mensualmente o haga una donación ya.

Keine Kommentare:

Kommentar posten